Ir al contenido principal

Calleja del Pañuelo y plaza de los Rincones del Oro


CALLEJA DE PEDRO JIMÉNEZ

La Calleja de Pedro Jiménez, más conocida como "Calleja del Pañuelo", es una de las calles más características y conocidas de Córdoba, y por supuesto de visita obligatoria.
El misterio de su nombre, razón por el que se conoce como "Calleja del Pañuelo" se debe a que tiene el tamaño de un pañuelo extendido en diagonal la medida de su ancho.

Esta calleja se llamó originariamente como "Rincones de Oro". En el siglo XIX, la calleja fue rebautizada y nombrada como "Pedro Jiménez", por un vecino que vivía allí con el mismo nombre y apellido que el tipo de uva y vino mundialmente conocido.

Pero eso no es todo, esta calleja tiene guardada un secreto. Al final de ella se encuentra uno de los lugares más íntimos y tranquilos de Córdoba. Hablo de la Plaza de los Rincones del Oro, LA PLAZA MÁS PEQUEÑA DEL MUNDO, con apenas 15 metros cuadrados, y una pequeña fuente de agua potable.

Calleja de los "Rincones de Oro"

Esta calleja nos hace viajar en el tiempo a aquella maravillosa Qurtuba.
Este rincón tan emblemático de nuestra ciudad no gozó de la limpieza con el que hoy lo conocemos, de ahí la razón por la que el saber popular y los viejos patrones la bautizaran irónicamente como "Rincones de Oro".

PLAZA DE LOS RINCONES DE ORO

Leyenda

Y el nombre de esta plaza también tiene su motivo. Cuenta la leyenda que en tiempos árabes vivía allí un comerciante de sedas donde tenía las mejores telas de todo el Califato. Eran tan bellas y finas que fueron comparadas con el oro.


Entre el silencio que desprende la plaza y el chorro del agua de su fuente al caer crea una agradable tranquilidad para cualquier persona que pase por aquí.

Google+ Followers

Google+ Badge