Ir al contenido principal

Cuando Córdoba tenía playa


PLAYA MUNICIPAL DEL MOLINO DE MARTOS

Dio servicio a miles de cordobeses entre 1957 y 1967

En la memoria popular de numerosos cordobeses veteranos de hoy en día todavía tienen la imagen de la playa de Córdoba, que se abrió a orillas del río Guadalquivir a mediados del siglo XX, pudiendo combatir las altísimas temperaturas que ofrece la ciudad por fechas veranieguas.

El Valle del Guadalquivir es, con diferencia, la zona del país donde más suben los termometros a partir de julio. En la capital cordobesa hubo una crisis econócima entre los años 30 y 60 del siglo pasado, con lo que irse de vacaciones era todo un lujo para la mayoría de los cordobeses, por lo que tenían que conformarse con ir a las piscinas para combatir el calor.

También estaba el río, que por aquel entonces las aguas estaban extremadamente limpias y el baño no estaba prohibido. Una ingeniosa manera de aprovechar el Guadalquivir era facilitar ese disfrute construyendo una playa. Empezó a funcionar entre 1957 y 1967.

Se llamaba así: Playa Municipal del Molino de Martos. Allí se había instalado una especie de recepción con cambiadores para adquirir una entrada, por 5 pesetas, y donde se entregaba una bolsa para meter allí la ropa a cambio de un número.

Centenares de cordobeses de cualquier punto de la ciudad iban a la playa, con sombrillas y neveras, para pasar allí todo el día y el año que se cerró una auténtica desgracia.

Y sí, tenía arena. La misma que recogían los areneros que dragaban el río para transportarla luego con decenas y decenas de burros y mulas a las diferentes obras de la ciudad para construir las casas.
Además contaba con dos vigilantes, ambos contratados por el Ayuntamiento, para evitar desgracias.

La playa acabó degradándose y pasó a formar parte de un pasado en el que la ciudad no estaba tan de espaldas como ahora de su río Guadalquivir.

Google+ Followers

Google+ Badge