Ir al contenido principal

Cruz del Rastro

La hermandad de la Caridad decidió colocar una cruz en una plaza (situada al final de la calle San Fernando, donde también desembocan las calles Aldederos y Lucano) para conmemorar la matanza de judíos y conversos de 1473, ocasionada por un suceso acaecido durante una procesión de la Virgen.

La primera de las cruces que fue instalada fue reemplazada en 1814, permaneciendo hasta 1852, cuando fue demolida por las obras del murallón.

La actual cruz fue implantada en 1927.

HISTORIA

Era la tarde del Jueves Santo de 1473, la procesión de la Virgen de la Caridad circulaba por la calle de la Feria, hasta que una niña desde la ventana de la casa de un converso, y diciendo algo en una lengua desconocida, arrojó agua a la imagen de la Virgen, donde ultrajo a la vista de todos los que la seguían devotamente.
Se propagó la noticia que era agua lanzada como desprecio a la fe católica, creando un gran caos social en Córdoba donde hubo violaciones, robos, incendios, puñaladas, agresiones y amenazas a judíos, moros, conversos, etc.

Algunos cofrades lograron sacar del jaleo la imagen de la Virgen y llevarla al hospital de la Caridad.

La pelea duró todo lo que quedaba de Semana Santa, donde hubo gran cantidad de muertos, no solo judíos y moros.

Todo esto obligó a muchos a emigrar.

Cinco siglos más tarde, el párroco Carlos Romero Berral bendijo la Cruz del Rastro. La Cruz, en homenaje a las víctimas de aquel suceso, debe su nombre a la existencia de un rastrillo que hubo en aquella zona hasta el año 1568.

LEYENDA

Cuenta la leyenda que la sangre de las víctimas dibujó un pequeño camino en el suelo, creándose un pequeño riachuelo que dejó un marcado rastro, llegando hasta una pequeña llanura al borde del río, colocándose ahí la primera de las cruces instaladas.

Google+ Followers

Google+ Badge